¿Cuáles son las características de las tarotistas y videntes buenas de verdad?

Siempre habrá un momento en el que necesitemos de una ayuda extra para escoger el mejor camino a andar, por lo que es imprescindible encontrar videntes buenas de verdad, que sepan tratar con diversas situaciones y puedan darnos las respuestas más acertadas para afrontar lo que nos sucede.

Estas personas son las que te pueden ofrecer los mejores consejos, sin necesidad de saber demasiado de tu vida o incluso sin preguntarte nada, ya que pueden intuir todo lo que te hace sufrir en la actualidad; además, su experiencia será ideal para resolver cualquier duda que tengas sobre algún aspecto de tu vida.

¿Qué características debe tener una vidente buena?

Al momento de concertar una cita de vidente buena de verdad, es importante que puedas reconocer si es alguien que vale la pena, o si se trata más bien de alguien que desea estafarte, sin darte absolutamente nada de ayuda a cambio; es por eso, que debes reconocer estos aspectos en la vidente:

  • No necesitan demasiadas preguntas: UN buen vidente solo preguntará cosas como tu nombre completo o tu fecha de nacimiento, luego de saberlo podrá obtener toda la información sobre tu situación actual.
  • Respeta al tarot en todo momento: Un vidente estafador siempre actuará de forma que exagerada, mientras que uno real será respetuoso durante la lectura del tarot o de alguna de sus otras herramientas.
  • No hacen promesas de ningún tipo: Un vidente no puede prometerte que algo sucederá o no, ya que ellos solo te dan opciones y tu escoges la que mejor te convenga, por lo que tu destino depende solo de ti.
  • No ofrece respuestas claras: A pesar de lo anterior, un buen vidente jamás te dirá que “puede ser” que suceda algo; realmente, sus respuestas son claras, concisas y directas con tu situación.
  • Se entablan conexiones auténticas: Desde la primera vista en persona, podrás sentir que se crea una conexión entre la vidente y tú, algo que solo son capaces de hacer las videntes naturales y reales.
  • Te habla sin esconder nada: Un buen vidente sabe que posees muy poco conocimientos sobre sus herramientas y actividades, por lo que te explicará cada paso a realizar en la consulta y fuera de ella para que tengas todo el contexto.

Como puedes ver, reconocer estas características te ayudaran a saber si se tratan de videntes buenas de verdad, o no son para nada difíciles de confirmar; y para evitarte el mal rato, si desde un principio sientes algo que no te convence, lo ideal es que te retires y te olvides de ese vidente en particular.